La Guardia Urbana paraliza una fiesta ‘rave’ en el distrito de Sant Martí de Barcelona

La Guardia Urbana de Barcelona intervino para detener una fiesta rave que se estaba celebrando en una nave industrial ubicada en el número 112 de la calle Almogàvers, durante la madrugada del día de San Esteban. A las 8.30 de la mañana, una llamada de vecinos de la calle Almogàvers que se quejaban por las molestias del ruido musical que generaba la fiesta alertó a los agentes del distrito de San Martín.

Varias patrullas del distrito se dirigieron al lugar donde se celebraba la rábano. Al llegar al local, los agentes comprobaron que se estaba efectuando una fiesta, con unas 100 personas en el interior de una nave industrial, que estaban consumiendo alcohol y tenían la música a un volumen muy alto. El local no tenía ningún tipo de permiso ni de acondicionamiento para ejercer esta actividad.

Según la Guardia Urbana, en una primera valoración, y para evitar daños mayores, los agentes decidieron no paralizar la fiesta y observar su evolución, advirtiendo, sin embargo, los participantes que disminuyeran el volumen de la música. Sin embargo, posteriormente lo volvieron a subir.

En este momento, la Guardia Urbana levantó acta de inspección administrativa, mientras los agentes continuaban vigilando la evolución de la fiesta. Hacia las 11 de la mañana, se procedió, con el refuerzo de diferentes patrullas de la Unidad de Policía Administrativa y Seguridad (UPAS), a paralizar la fiesta por razones de seguridad y molestias al vecindario.

El acceso a esta nave se hizo mediante un solar y a través de una puerta de un metro de altura. Los agentes sacaron unos 20 participantes que aún quedaban en el interior y procedieron a la intervención y decomiso de los equipos musicales utilizados, mediante acta de inspección, además de impulsar las sanciones por otras infracciones, como la falta de licencia , la falta seguro, el incumplimiento de la normativa de seguridad en los locales y la falta de elementos de protección contra incendios. Finalmente, los agentes decomisaron 12 altavoces, 3 mesas mezcla y 1 ecualizador de música.

En el transcurso de la intervención se identificaron cinco personas, organizadoras de esta fiesta, una de las cuales tenía pendiente una citación para presentarse al Juzgado Penal número 1 de Mataró, según informa la Guardia Urbana.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *